No seamos brutos

Sin Embargo. 18/7/2014

Es imprescindible abandonar el discurso de la percepción y recuperar el de la razón.

Me las he arreglado para sacar de prácticamente cualquier conversación que tengo, la palabra creo.

Todas las creencias son muy íntimas, no solo las religiosas, están las ideológicas, deportivas, culinarias, todo aspecto de la vida las permite. Con las creencias, cuando son privadas, no me puedo meter, porque son de cada quien. No así las declaraciones.

Continue Reading…