24/5/2020

«Parece que nuestra disfuncionalidad es el reducto desde el que nos aferramos a lo que perdimos con el confinamiento y la enfermedad. Diatribas contra el periodismo, discusiones al nivel de las creencias y no del saber; el sinuoso camino de tergiversar el lenguaje son los terrenos donde el Ejecutivo nacional se siente más cómodo que al hablar sobre la pandemia. Ya habituados a sustituir el debate con ruido, por la emergencia éste alcanza tonos todavía más disonantes.»

Dar click en el texto para seguir leyendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.