19/1/20202

«Sostener la ruptura de la lógica como instrumento de gobierno tiene complicaciones: por más que se domine la percepción no es posible eludir el gobierno de la realidad. Quizá sea prudente pensar si la ingobernabilidad del país se encuentra en la incapacidad de distintas administraciones por definir qué es lo que quieren gobernar. Para unos gobiernos, el país fue la visión que tenían de sí mismos; para el actual es una idealización antes que el país.»

Dar click en el texto para seguir leyendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.