26/1/2020

«Se estará equivocando quien crea que a México le urge más sostener una inclinación ideológica o un proyecto de gobierno que una dosis de decencia. Entre las condiciones del hartazgo se encontraban y permanecen tanto la violencia como la crisis de seguridad y su continuidad en crisis de derechos humanos. Los poderes mexicanos siguen cometiendo la ignominia de diferenciar a las víctimas entre cómodas e incómodas. Se expresa en el desdén que califica la desesperación o la tristeza en lugar de enseñar empatía.»

Dar click en el texto para seguir leyendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.