29/9/2019

«Sin la capacidad mexicana para asimilar lo inadmisible, es adecuado pensar que la historia de este país pudo ser más decente. La ligereza con la que se le resta importancia a nuestras barbaridades afecta las peores tragedias, y las bases que deberían sostener la salud de la vida pública. Esas no aparentemente graves a las que nos hemos acostumbrado. Las distintas estructuras del gobierno mexicano no tienen, a esta altura, derecho a la irresponsabilidad de envolverse en la liviandad.»

Dar click en el texto para seguir leyendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.